domingo, 4 de febrero de 2018

un año y cinco meses

Eva,
Podías llegar a ser la más borde, pero cuando cogías cariño a alguien, ya era para toda la vida.





Te seguimos echando de menos

Besos de tu Carmencita

jueves, 4 de enero de 2018

un año y cuatro meses


No sé qué te pasaba con la cerveza, seguro que estas zapatillas te hubieran encantado, te las habría regalado por Reyes.

Te echo de menos, Eva
Besos
TuCarmencita

lunes, 4 de diciembre de 2017

sábado, 4 de noviembre de 2017

un año y dos meses

Siempre que leo o veo algo relacionado con la cerveza me acuerdo de ti...



Sigo echándote de menos, tonta de mi, todavia tengo la esperanza de que vuelvas

Besos
Carmencita



miércoles, 4 de octubre de 2017

Un año y un mes

Érase una vez una Eva a una birra pegada...






Te seguimos echando de menos, guapa.

Besos de tu Carmencita

jueves, 21 de septiembre de 2017

alguien a quien recordar



Ayer escuché que cada 7 segundos alguien enferma de Alzehimer en el mundo. Cada 7 segundos alguien comienza a perder sus recuerdos, sus vivencias, a volverse un poco más robot y un poco más agresivo, a no poder controlar lo que dice y lo que piensa,  ni sus movimientos, ni sus instintos.

Triste ¿verdad?

Hoy, día Mundial del Alzheimer, nos daremos una vez más de bruces con la realidad, con esa enfermedad que no tiene cura pero que si podemos empezar a evitar con simples gestos y “ejercicios de memoria” para poder prepararnos si alguna vez el interruptor salta y el off se convierte en nuestro compañero de viaje.

Mi abuelo tuvo Alzheimer y le vi apagarse poco a poco después de pasar por estadios varios como la necesidad de hablar a toda velocidad y sin sentido, la repetición de frases, el confundir unas personas con otras, la agresividad, la pasividad, la depresión crónica…

Él, que había sido un hombre enérgico (por decirlo suavemente), se había convertido en un bebé grande, sumiso, obediente, que esperaba a que le dieran de comer o le acompañaran a dar un paseo, que se agarraba a tu brazo y a tus ojos con mirada triste y casi perdida.

Ese hombre, que no había parado de trabajar un segundo desde que tenía uso de razón, ahora no era capaz de articular ni una de esas historias con las que a veces nos martilleaba la cabeza a mis primos y a mi… lástima no haberle grabado cuando todavía podía hilar una con otra o cuando me cantaba “chiquitita dime por qué” de ABBA… canción que siempre va acompañada de su recuerdo cada vez que la escucho.

Su recuerdo, sus recuerdos, ¿quién los guarda ahora? ¿Quién se queda con los recuerdos que los enfermos de Alzheimer pierden poco a poco? ¿Dónde van?
Existe un Banco de Recuerdos en el que hace ya algún tiempo reservé un cajoncito para mi abuelo Fausto y para sus experiencias, pero una vez más, la inmediatez de la vida, nuestra prisa por vivir, nuestro “lo quiero ahora” me hicieron olvidar su existencia.

Retomo hoy ese cajoncito e intentaré  hablar con la gente que le conoció, le quiso y hasta le “sufrió” para llenarlo a rebosar, y pretendo hacer uno para mí, para que mis tres cerditos tengan, un día muy muy lejano, donde abrir y encontrarse con la que fue su madre, para lo bueno y para lo malo.


#sigosiendoyo #Alzheimer #reinventandome

lunes, 4 de septiembre de 2017

Un año sin ti...


Una llamada.
Nubes negras,
agua negra,
negra noticia.
Imágenes en sueños.
Oda al adiós.
Solas dejaste a tus
islas.
Negro aniversario,
tristeza negra que nos dio el 
irte así.


Un año sin ti, se ha hecho duro

Besos, Eva

Tu Carmencita